Saltar al contenido

Murciélagos marinos

Los murciélagos marinos son peces inusuales de la familia de murciélagos del orden del rape. Los parientes más cercanos de los murciélagos marinos son los peces pala, los haunaxes y los payasos marinos (¡no confundir con los peces payaso o los anfipriones, con los que los murciélagos marinos no tienen nada en común!). Relación un poco más distante de los murciélagos marinos con otras especies de rape. En total, se conocen 35 especies de murciélagos marinos (incluido el pez pala, con el que se combinan en una sola familia).

Murciélago de labios rosados ​​o de coco (Ogcocephalus porrectus).

Los murciélagos marinos son peces de tamaño pequeño o mediano, la longitud máxima apenas alcanza los 35 cm, sin embargo su estructura corporal es muy extraña, como todos los peces rape. Lo primero que llama la atención es la cabeza desproporcionadamente grande, que tiene un 30-50% de la longitud del cuerpo, en algunas especies su parte central se eleva por encima de la línea de fondo como una torre de tanque. En la parte frontal de la cabeza, hay una excrecencia tubular en la que se oculta un órgano atrapador especial. Consiste en un tallo corto – illicium y un cebo en su extremo – eski. La boca de los murciélagos marinos es pequeña, pero parece ancha debido a los labios carnosos. El cuerpo de estos peces es estrecho y se estrecha hasta la nada hacia la cola, por lo tanto, los murciélagos marinos se parecen a un renacuajo gigante en el físico.

La parte del cuerpo en forma de disco no es un torso, sino la cabeza gigante de un murciélago marino, el cuerpo en sí es un «tallo» estrecho en el medio y una cinta estrecha al final es una cola.

Su parecido con una rana se ve reforzado por sus asombrosas aletas. Mientras que las aletas dorsal y caudal de los murciélagos marinos son pequeñas y parecen bastante pescado, las aletas pectoral y ventral consisten en varios elementos esqueléticos ubicados en ángulo entre sí. La parte final de la aleta está volteada hacia un lado, aplanada y ensanchada, mientras que las aletas pectorales son pequeñas, ubicadas en la garganta y parecen soportes auxiliares, y las aletas abdominales son muy grandes y parecen ancas de rana. Este retrato se completa con la piel desnuda de un pez, a menudo salpicada de suaves excrecencias y afiladas espinas. Las excrecencias dan a los murciélagos marinos un aspecto «musgoso» y los enmascaran perfectamente en el fondo del mar, y las espinas los protegen de los depredadores. El color de los murciélagos marinos a menudo es anodino: marrón, gris, con rayas vagas y pequeñas manchas, pero algunas especies de murciélagos marinos pueden tener un color blanco amarillento bastante claro (por ejemplo, el pez panqueque de Luisiana). Los murciélagos marinos de labios rojos y coco son mejor conocidos por sus labios rojos brillantes que son notablemente similares al maquillaje de las mujeres.

Pez panqueque de Luisiana (Halieutichthys intermedius).

Los murciélagos marinos viven en todos los mares y océanos de las zonas tropicales y subtropicales. La mayoría de estos son peces de aguas profundas que viven a profundidades de 200 a 500 m, a veces hasta 1000 m, y solo los murciélagos marinos de hocico corto y hocico largo se encuentran en aguas poco profundas. Estos peces viven en el fondo, permanecen solos y se mueven solo dentro de un área limitada. Para el movimiento, los murciélagos marinos utilizan sus patas con las que se apoyan en el suelo y las tocan como si fueran patas. Nadan muy raramente y con mucha torpeza. En general, prefieren no moverse, sino esconderse en el fondo esperando a sus presas. Para un camuflaje adicional, los murciélagos marinos se esconden en el suelo y se vuelven completamente invisibles en el lecho marino.

El murciélago de cuello corto (Ogcocephalus nasutus) camuflado en la parte inferior.

Todas las especies de murciélagos marinos son depredadores. Atraen a la presa con la ayuda de un órgano trampa: sacan el ilicium del tubo y mueven el esque, cuyos movimientos atraen a la presa. Según algunos informes, el esca es capaz de emitir sustancias olorosas, que estimulan aún más a la víctima a acercarse. A pesar de su formidable apariencia, estos peces son completamente inofensivos y comen presas muy pequeñas. Los murciélagos marinos se alimentan de gusanos poliquetos, pequeños crustáceos (mísidos), bivalvos y gasterópodos, con menos frecuencia de peces pequeños.

El murciélago de mar de labios rosados ​​se mueve por el fondo. En la cabeza, el aparato de pesca del pez es claramente visible.

La reproducción de los murciélagos marinos todavía se conoce poco. Se sabe que generan huevos pegajosos que se asemejan a una masa de gelatina. Las acumulaciones de huevos se adhieren al suelo o piedras. Los peces adultos no se preocupan por sus huevos.

Joven murciélago de labios rojos o de Galápagos (Ogcocephalus darwini).

En la naturaleza, los murciélagos marinos tienen pocos enemigos, ya que su pequeño tamaño, color camuflado y espinas afiladas no atraen a los depredadores. Para los humanos, tampoco representan ningún interés económico y gastronómico. Sin embargo, en los países del sudeste asiático, los sonajeros para niños están hechos de murciélagos de disco. Para hacer esto, se destripa el pescado capturado, se cosen algunas piedras en el vientre y se secan, el esqueleto seco adquiere una dureza extraordinaria. Después de eso, las espinas de la piel se muelen y el juguete está listo. Los murciélagos marinos son esporádicos y poco comunes, pero en los últimos años se han descubierto varias especies nuevas en el Golfo de México. Aparentemente, la forma de vida secreta de estos peces todavía guarda muchos secretos. Desafortunadamente, las especies recién descubiertas fueron dañadas por el derrame de petróleo en el Golfo de México, está claro que los desastres ambientales podrían amenazar a todas las demás especies.