Saltar al contenido

Luciérnagas

La bioluminiscencia es uno de los fenómenos naturales más bellos. Por lo general, los animales capaces de emitir luz se encuentran en las profundidades del mar, y entre los habitantes de la tierra, solo las luciérnagas pueden presumir de tales habilidades, o, como las llama cariñosamente la gente, luciérnagas. Estos insectos pertenecen al orden Coleoptera, es decir, son escarabajos. Su originalidad es tan grande que las luciérnagas se clasifican en una familia especial, en la que hay 2000 especies.

Un bosque en Japón con miles de luciérnagas.

Exteriormente, todos parecen modestos: debido al cuerpo estrecho y alargado con una cabeza redondeada y antenas cortas, muchas luciérnagas se parecen a pequeñas cucarachas. En longitud, estos insectos no superan los 1-2,5 cm. En aquellas especies en las que la diferencia entre sexos es pequeña, así se ven tanto machos como hembras. Pero en aquellas especies en las que el dimorfismo sexual es muy pronunciado, solo los machos tienen esta apariencia. Pero las hembras de estas luciérnagas son increíblemente similares a sus propias larvas. Las características anatómicas predeterminan la capacidad de volar: solo las luciérnagas aladas «parecidas a las cucarachas» la tienen, y las hembras parecidas a gusanos llevan un estilo de vida sedentario. Estos insectos están pintados en tonos marrones, grises, negros, pero claro, esto no se recuerda en la aparición de luciérnagas.

Fotinus de fuego o luciérnaga oriental común (Photinus pyralis).

Los principales en todos los sentidos de la palabra son órganos luminosos. En la mayoría de las luciérnagas, están ubicadas en la parte posterior del abdomen, asemejándose a una gran linterna. En algunas especies, los órganos luminosos se ubican en pares en cada segmento del cuerpo, formando cadenas a los lados. Estos órganos están dispuestos según el principio de un faro. Tienen una especie de «lámpara»: un grupo de células fotocíticas trenzadas por la tráquea y los nervios. Cada una de estas células está llena de «combustible», que es la sustancia luciferina. Cuando la luciérnaga respira, el aire ingresa al órgano luminoso a través de la tráquea, donde, bajo la influencia del oxígeno, se oxida la luciferina. Durante una reacción química, la energía se libera en forma de luz. Un faro real siempre emite luz en la dirección correcta: hacia el mar. Las luciérnagas tampoco se quedan atrás en este sentido. Sus fotocitos están rodeados de células llenas de cristales de ácido úrico. Funcionan como un reflector (espejo reflector) y le permiten no desperdiciar energía valiosa en vano. Sin embargo, a estos insectos puede que no les importe salvar, porque el funcionamiento de sus órganos luminosos puede ser la envidia de cualquier técnico. ¡Las luciérnagas tienen una eficiencia fantástica del 98%! Esto significa que solo se desperdicia el 2% de la energía, y en las creaciones de manos humanas (automóviles, electrodomésticos), se desperdicia del 60 al 96% de la energía.

Cada especie tiene su propio tono: verde brillante, amarillo, menos a menudo azulado o rojizo.

La victoria sobre la oscuridad no es la única virtud de las luciérnagas. Estos insectos también controlan magistralmente sus órganos luminosos. Solo algunas especies pueden dar una luz uniforme que no se desvanece, la mayoría de las luciérnagas pueden cambiar arbitrariamente la intensidad del resplandor, luego encender y apagar sus «linternas»; no sin razón, sus órganos brillantes están entrelazados con nervios. La frecuencia de parpadeo permite a las luciérnagas distinguir con precisión a los miembros de su propia especie de los extraños. Las luciérnagas que viven en Malasia han alcanzado la perfección en esta habilidad. Estos insectos han aprendido a encender y apagar sus «linternas» simultáneamente. Cuando cientos de luces se encienden y se apagan en la oscuridad de la jungla, parece que una guirnalda festiva está funcionando. Los residentes locales llamaron a este fenómeno «kelip-kelip».

Cabe señalar que no todas las luciérnagas tienen la capacidad de brillar. Es necesariamente inherente a las especies nocturnas, pero hay luciérnagas diurnas en el mundo. Como regla general, no brillan en absoluto, y si lo hacen, solo las especies que viven bajo un dosel de bosque denso o en cuevas.

Las luciérnagas son especialmente comunes en el hemisferio norte. Aquí se pueden encontrar en la inmensidad de América del Norte y Eurasia, desde Europa occidental hasta Japón. Habitan bosques caducifolios, prados y pantanos. Aunque no son insectos colectivos, las luciérnagas a menudo forman grandes grupos. Durante el día, estos escarabajos se sientan pasivamente sobre briznas de hierba y con la llegada del atardecer comienzan a volar de forma activa. Su vuelo es moderadamente rápido y suave.

Una foto de larga exposición tomada en los bosques de Carolina del Norte (EE. UU.) Muestra la trayectoria de vuelo de las luciérnagas.

Las luciérnagas se pueden dividir en tres grupos según sus hábitos de alimentación: 1) especies herbívoras que comen polen y néctar; 2) depredadores que se alimentan de invertebrados; 3) especies que no se alimentan en absoluto en la etapa de imago (un adulto) y ni siquiera tienen boca. Las especies carnívoras son capaces de matar presas grandes como un caracol o un milpiés.

Una luciérnaga fengodes hembra parecida a un gusano (Phengodes sp.) Atacó a un ciempiés norteamericano (Narceus americanus), muchas veces su tamaño.

Pero el método de caza más difícil fue elegido por las luciérnagas foturis, que se alimentan exclusivamente de sus compañeros: las luciérnagas fotinus no depredadoras. Atraen perfectamente a las víctimas imitando sus señales luminosas invocativas.

La hembra photuris está comiendo una luciérnaga.

En general, la función de atraer a individuos del sexo opuesto por órganos luminosos es la principal. En las luciérnagas ordinarias, la temporada de apareamiento se observa a principios del verano, no sin razón se les llamaba «gusanos Ivan» en los viejos tiempos, lo que implica que aparecen el día de Ivan Kupala. Después del apareamiento, la hembra pone huevos en el suelo, de donde emergen larvas voraces parecidas a gusanos. A diferencia de los adultos, las larvas de todas las especies de luciérnagas son capaces de brillar y sin excepción son depredadoras. Se esconden debajo de las piedras, en las grietas de la corteza y el suelo. Se desarrollan lentamente: en las especies del carril central, las larvas hibernan y en algunas especies subtropicales crecen durante varios años. La etapa de pupa dura de 1 a 2,5 semanas.

svetlyak-6

Larva de luciérnaga.

Parecería que el resplandor debería desenmascarar fuertemente a estos insectos, dando su ubicación en la oscuridad, pero en realidad tienen pocos enemigos. La explicación es simple: las luciérnagas segregan un sabor desagradable o sustancias venenosas del grupo lucibufagin. Estos compuestos son similares en sus propiedades a las toxinas de los sapos venenosos, razón por la cual las aves y los animales insectívoros evitan atrapar estos escarabajos.

Si bien las luciérnagas no tienen un significado práctico, la gente siempre las ha visto de manera positiva. Probablemente, fue su brillo el que sirvió de prototipo para los cuentos de hadas mágicas que volaban de noche con luces.

Fabulosa iluminación de luciérnagas comunes (Lampyris noctiluca).