Saltar al contenido

Caballo de Lipizzan

El caballo de Lipizzan es una raza equina que, aunque no ha recibido una amplia distribución, ha ganado un amplio reconocimiento por su magnífica conformación y sus impecables cualidades de trabajo. A veces, estos caballos se llaman Lipizzan o Lipizzan, mientras que las tres grafías son equivalentes y no son un error.

El caballo de Lipizzan demuestra elementos de entrenamiento complejos.

La raza debe su nombre a la ganadería en Lipica, donde fue criada. Ahora la planta está ubicada en Eslovenia, pero en el pasado esta área era parte del Imperio Austro-Húngaro, por lo que la raza se considera originalmente austriaca. Los antepasados ​​de los caballos lipizzanos fueron los caballos españoles, muy populares en la Edad Media, que, a su vez, descendían de caballos árabes cruzados con caballos autóctonos de la Península Ibérica. En el siglo XVI, la sangre de caballos árabes y napolitanos comenzó a reinfundirse con los caballos españoles llevados a Austria-Hungría. Esta mezcla de sangre sureña dio lugar a una nueva raza. Durante 400 años, los caballos de Lipizzan se criaron en ganaderías en Lipica y Kladrub, pero después del colapso del Imperio Austro-Húngaro, el ganado terminó en diferentes estados. Ahora el centro de cría de esta raza es la yeguada austríaca Piber, y su desarrollo está directamente asociado a las actividades de la Escuela Española de Equitación.

Esta institución está ubicada en Viena y lleva el nombre de la raza española que dio origen a los caballos Lipizzan. Los caballos españoles no se han mantenido aquí durante mucho tiempo, pero la escuela está totalmente a disposición de los «lipizzanos», como los austriacos llaman a los caballos lipizzanos. Los mejores sementales y algunas yeguas se someten a doma aquí, y los resultados del aprendizaje afectan directamente el valor reproductivo de los futuros criadores. El exterior de los caballos lipizianos fue moldeado en gran parte por tal entrenamiento.

En los magníficos interiores de la Escuela Española de Equitación (Viena), el jinete demuestra el arte de conducir el caballo Lipizzan sin riendas ni estribos.

Los caballos de Lipizzan son de tamaño mediano (altura a la cruz 148-160 cm), constitución armoniosa, constitución fuerte. En muchos aspectos, se parecen a la raza árabe: tienen el mismo cuerpo largo, cabeza y orejas pequeñas, un cuello con una hermosa curva, una grupa redondeada y un elegante color gris claro (a menudo erróneamente llamado blanco). Pero a diferencia de sus antepasados, los caballos de Lipizzan no son tan secos, tienen patas más cortas y son musculosos. Su hocico nunca es cóncavo, sino que, por el contrario, más a menudo tiene una ligera joroba, que solo enfatiza la hermosa redondez de sus formas. En el proceso de la doma, los animales desarrollan una determinada postura («colección»), que hace que su cuerpo parezca aún más compacto y macizo. Además del color gris claro muy común, los caballos de Lipizzan a veces tienen colores negro y castaño oscuro.

Caballo de Lipizzan al trote.

La raza se distingue por sus peculiares andares: el galope de estos caballos es un poco pesado, ya que nunca se han utilizado para trabajos rápidos, pero el trote es muy alto y suave, la zancada es corta. Los caballos tienen un sentido innato del ritmo y un maravilloso equilibrio natural. Un jinete en un caballo Lipizzan se siente cómodo, esta conveniencia se ve reforzada por la obediencia, la buena naturaleza y la inteligencia natural de estos animales, como si fueran creados para la interacción con los humanos. Además, los caballos de Lipizzan se distinguen por su buena salud, resistencia, fuerte instinto maternal y madurez tardía (alcanzan el desarrollo físico completo solo a los 5-7 años). En la estación cálida, se mantienen en pastos alpinos y en invierno en establos.

Las cualidades únicas de la raza Lipizzan se deben a su uso específico. El hecho es que estos caballos fueron creados para las necesidades de la caballería, pero nunca tuvieron la oportunidad de participar en la guerra. Su carrera laboral fue sustituida por clases de doma en la misma mítica escuela de equitación española. Desde hace 430 años, su plan de estudios no ha cambiado ni un ápice, y nunca se ha publicado, y todos los secretos de la formación se pasaban del máster al alumno exclusivamente en forma oral. El programa de doma para caballos de Lipizzan es rico y complejo, e incluye no solo elementos estándar, sino también trucos específicos que no verás en los eventos deportivos ordinarios. El más famoso de ellos es el capriole. Representa un salto hacia arriba, y en el punto más alto el caballo parece empujar con sus patas traseras. A primera vista, este elemento no representa nada complicado en sí mismo, pero es absolutamente antinatural para un animal (los caballos en la naturaleza nunca saltan de un lugar).

El caballo lipizzan realiza capriole.

En la Escuela Española de Equitación, se pueden ver programas como «Trabajo en las manos» (el jinete a pie está detrás del caballo y demuestra su obediencia con la ayuda de largas riendas), «High School» (los elementos más difíciles de la doma), «Arias sobre el suelo» (varios elementos), «Escuela de baile en plaza» (actuación grupal de 8 jinetes). Las actuaciones se llevan a cabo con música clásica, los jinetes demuestran la impecable obediencia de sus mascotas, sentados en la silla sin estribos. Además, la escuela tiene muchas otras tradiciones hermosas que afectan a los uniformes y el equipo, por lo que las actuaciones recuerdan más a las artes superiores que a los deportes.

Al mismo tiempo, los caballos de Lipizzan son adecuados no solo para el ballet ecuestre, sino también para montar en un trineo ligero. Ellos son los que llevan a los turistas por las calles de Viena en elegantes carruajes. Por su obediencia y bondad, también se utilizan en competiciones de salto y en paseos a caballo en los Alpes. Ahora la población mundial de la raza Lipizzan cuenta con solo 3.000 individuos, pero ha tomado firmemente su nicho, y en el arte de la doma y, especialmente, en la demostración de elementos de salto, se considera insuperable.

Equipo de caballos Lipizzan en los Alpes austríacos.

Estos caballos se crían en Austria, República Checa, Hungría, Ucrania (limitada en Transcarpatia), pero el mejor lugar para familiarizarse con esta raza es la Escuela Española de Equitación. Está ubicado en el centro de Viena, en el Palacio Imperial de Hofburg. Las actuaciones tienen lugar en la arena, que sorprende con una magnífica arquitectura barroca. Cada espectáculo dura aproximadamente 1,5 horas y, debido a la gran demanda, es mejor reservar las entradas con antelación (al menos con varias semanas de antelación). El precio de la entrada es alto 23-158 €, pero para aquellos que quieran ahorrar dinero hay una alternativa: asistir a los entrenamientos. Aquí puedes ver los mismos números por 14-28 €, pero sin acompañamiento musical y brillo teatral. Las presentaciones se llevan a cabo solo los fines de semana y las sesiones de capacitación se llevan a cabo todos los días. La escuela también ofrece excursiones con visita a las caballerizas (16-28 €). Quienes deseen asistir a las funciones deben tener en cuenta que no se permiten niños menores de 3 años, y durante el espectáculo, cualquier toma de fotos y videos está estrictamente prohibida. La mejor temporada para visitar la Escuela Española de Equitación es la primavera, ya que los jinetes con caballos realizan muchas giras durante otras temporadas, el horario puede verse afectado. Para llegar al Palacio de Hofburg, basta con caminar desde las estaciones de metro Oper, Karlsplatz, Herrengasse o Stephansplatz, también se puede llegar con los tranvías 1, 2, 62, D o los autobuses 2A, 3A.